Es aconsejable prestar atención al estado de la boca de los animales domésticos, la presencia de sarro dentario, mal aliento, pérdida de piezas dentarias, etc., puede estar indicando el inicio de una afección seria, que puede traer graves consecuencias en la salud de la mascota. Con el paso de los años, el pelo pierde brillo, se cae, la piel puede comenzar a despedir un olor desagradable, todos estos síntomas pueden evitarse o ser controlados si son tomados a tiempo.

El aumento de la sed y de la frecuencia al orinar, son, en general claros síntomas en el animal de edad de algún trastorno orgánico, los mismos pueden estar relacionados con problemas renales, diabetes y otras patologías . Una característica muy importante a tener en cuenta en las mascotas de edad, es su comportamiento. Los cambios de conducta reflejan muchas veces la presencia de algún dolor o padecimiento que convierten al animal dócil en agresivo, ladrador, intolerante. Estar atentos a estos síntomas nos permitirá prevenir trastornos futuros. 

Algo muy importante a tener en cuenta es el que se relaciona con los problemas osteoarticulares. El dolor de huesos de los humanos, tiene distintas manifestaciones y grados de intensidad en los animales. Si nuestra mascota comienza a tener dificultad para subir a la cama o al auto, o tiene problemas para subir una escalera, o manifiesta dificultad al iniciar la marcha debemos prestar mucha atención, pues estos son los síntomas iniciales de patologías mucho más graves que pueden llegar a dejarla postrada. La agitación, el jadeo, la tos, en general son síntomas de enfermedad que pueden tener origen cardíaco o respiratorio pero que sin duda nos alertan sobre la necesidad de tratamiento para evitar complicaciones de los mismos..

Fuente: foyel.com.ar

Compartir

Comparte el contenido de esta nota en: