Una mascota limpia no solo tendrá una mejor calidad de vida, sino que estará más sano. Esto se debe a que al igual que en nosotros, los baños les ayudan a prevenir enfermedades  e infecciones y a controlar mejor los parásitos externos. En esta nota te contamos los cuidados que debemos tener a la hora de bañar a nuestras mascotas.

Primero, tenemos que tener en mente que un canino debe bañarse cuando tiene “olor a perro”, ¿Qué quiere decir esto? que un animal puede tener su piel y manto piloso sanos, pero que tiene un estilo de vida activo  (realiza actividad física intensa en el exterior), por lo tanto se ensuciará más rápido, entonces en este caso se recomienda que la frecuencia de los baños sea más corta. En cambio,  otro animal que tenga una  vida más sedentaria (que no tiene oportunidad de correr o revolcarse en la tierra), por lo tanto la frecuencia del baño será mucho menor.

Asimismo, una mascota de pelo largo tiende a ensuciarse más que uno de pelo corto, y un cachorro con intensa actividad física tiende a ensuciarse más que un adulto de vida más sedentaria.

¿Con qué productos lo puedo bañar?

el canino sano debe bañarse con un shampoo de belleza todas las veces que se ensucie o que huela mal. Estos productos en general tienen como base agentes suavizantes e hidratantes. La situación es diferente cuando el canino tiene problemas dermatológicos. Lo que se observa más comúnmente son los perros con pelo ” grasiento ” , como el Cocker, el Basset Hound, el Westie, el Shar Pei, y algunos Ovejeros Alemanes, y otros con el pelo ” reseco y escamoso ” (con caspa), como se ve en el  Setter y algunos Doberman, en donde la sequedad se manifiesta como pequeñas escamas con aspecto de ” ceniza de cigarrillo ” que se desprenden al cepillar el manto piloso o rascarles el lomo.-

En ambos casos, hablamos de caninos con seborrea, en un caso seborrea oleosa y en la otra seborrea seca. En esta situación  el baño ya no debe hacerse cuando el animal se ensucia, sino que debe instaurarse un baño terapéutico.

En un paciente seborreico, la capa de lípidos superficiales que protege su piel está tan alterada que, en lugar de beneficiarlo, transforma su cuerpo en un caldo de cultivo para bacterias u hongos. Entonces en estos casos deben instaurarse baños ” terapéuticos “. Es importante en estos casos consultar al médico veterinario para que pueda indicar los pasos a seguir y frecuencia de estos baños.

Para concluir, un baño de belleza se hace de acuerdo a la suciedad que tenga el animal, la que a su vez depende no de factores referidos a su salud, sino a su tipo de pelo y su ritmo de vida.  Por otro lado, un baño terapéutico debe efectuarse cuando la patología de piel nos indica que esa mascota no solo debe ser bañada con más frecuencia, sino que debe también utilizarse un shampoo medicado, específicamente indicado para su trastorno.

Fuente:
Foyel

Compartir

Comparte el contenido de esta nota en: