En Madrid, específicamente en la unidad de psiquiatría para adolescentes del Gregorio Marañón y en tres residencias de ancianos se utilizan a estos animales con fines exclusivamente terapéuticos. Asimismo, muy pronto se incorporará también en el Hospital de La Paz.

Instinto, amor y acompañamiento:

Se trata de cuatro hermosos labradores llamados Sira, Mamba, Danka y Don que forman el Servicio de Intervención Canina. Y realmente, cumplen una esencial tarea, ya que son especialistas en curar, no son médicos pero sí terapeutas, sanadores y amigos.

El instinto, de estos animales,  acompañado de un holístico entrenamiento – y el magnífico trabajo  de las “docterapeutas” que acompañan todo el proceso – hacen realmente la diferencia en residencias de personas mayores, hospitales y centros  para niños con necesidades especiales.

La utilización de animales en terapias terapéuticas lleva tiempo demostrando su eficacia, mostrando óptimos resultados, debido a que éstos despiertan el interés de los pacientes y logran establecer un vínculo con ellos y un puente de comunicación muy difícil de quebrantar. 

Fuente: Vet comunicaciones

Compartir

Comparte el contenido de esta nota en:

Abrir chat