¿Cómo llegan a nuestras mascotas?

En cachorros se presentan:

  • A través de la placenta, durante la gestación y lactancia.

En adultos:

  • Deambulando por veredas, jardines, plazas y calles contaminadas.
  • Consumiendo heces de otros animales (Coprofagia).
  • Conviviendo con otros animales parasitados.
  • Ingiriendo pulgas durante el rascado con los dientes.
  • Comiendo vísceras de animales muertos en el campo (Hidatidosis).

Los antiparasitarios no fallan si fueron específicamente seleccionados y correctamente aplicados.

Erróneamente se considera que muchos cachorros y adultos que porque fueron «desparasitados» están libres de parásitos, por el solo hecho de que se les dio un antiparasitario sin un riguroso método de elección. Es importante conocer que  los antiparasitarios no tienen efecto residual como las vacunas, por lo que la frecuencia de desparasitación más adecuada es cada 2 a 4 meses según los casos. Igualmente es recomendable que consulte a su veterinario antes de tomar cualquier decisión.

¿Cómo uno se da cuenta que un animal tiene parásitos? 

Hay parásitos que se ven a simple vista:

En los Adultos:
Las Tenias:  Es muy frecuente que tanto perros y gatos estén infectados con la tenia Dipillidium caninum que llega al intestino por la ingestión de pulgas; se ven como segmentos blancos o rosados sobre las deposiciones frescas, o como granos de arroz secos en los pelos alrededor del ano.

En los Cachorros:
Los Áscaris o lombrices redondas:  Es posible verlos en cachorros muy parasitados, su aspecto es igual al de las lombrices de tierra, de cualquier tamaño pero de color blanco marfil.

Están los parásitos que NO se ven a simple vista:

Los otros parásitos intestinales, que son la mayoría, solo pueden ser detectados por observación microscópica a través de un análisis de materia fecal.

Es importante mantener a nuestras mascotas desparasitadas ya que prevenir riesgos, es cuidarnos entre todos.

Fuente:
Foyel

Compartir

Comparte el contenido de esta nota en:

Abrir chat