Desde E-VET reflexionamos sobre la realidad epidemiológica de este virus y sobre la importancia de las funciones de Salud de los centros de Zoonosis.

A pesar de las metas propuestas por la Organización Mundial de la Salud (OIE) de erradicar la rabia, el tema parece estar cada vez más vigente en Latinoamérica y en Argentina. Según la OIE la rabia es una de las zoonosis más mortíferas en el mundo ya que causa la muerte de alrededor de 70.000 personas por año, en los países con población más vulnerable. Más del 95% de los casos de rabia en el hombre se deben a mordeduras de perros infectados.

En la Pcia. de Buenos Aires, al caso positivo del gato de Valeria del Mar, se suman en el mes de Febrero tres nuevos casos en murciélagos; uno en Mar del Plata, donde un nene de 6 años se tiró a una pileta a rescatar un murciélago y fue mordido (contra todas las indicaciones de no tocar nunca a un murciélago) y actualmente se encuentra bajo tratamiento post exposición; y dos casos positivos en los alrededores de la Ciudad de La Plata; uno en la Localidad de Hernández, con contacto con 5 perros y otro en pleno centro de la ciudad, 7 entre 58 y 59. A los casos de murciélagos en nuestra provincia, se suman reportes de rabia humana y canina en países limítrofes, siendo la situación más preocupante en Bolivia.

La importancia de los casos de países limítrofes reside en la migración de los mismos a nuestro país, con escaso o nulo control; familias provenientes de países con epidemia de rabia canina ingresan a la Argentina con sus mascotas, en aparente buen estado de salud, con una alta probabilidad de estar incubando rabia -principalmente en zonas de quintas, donde habría que hacer hincapié en la vacunación antirrábica-.

Para recordar:

La rabia es una enfermedad prevenible. La comunidad en su conjunto es responsable de la prevención de la rabia.

Perros y gatos deben ser vacunados de forma obligatoria por ley una vez al año, todos los años, desde que tienen tres meses y durante toda su vida. Los médicos veterinarios deben hacer hincapié en la vacunación contra esta importante zoonosis, explicar los recaudos que se deben tomar principalmente en caso de mordeduras -tanto al mordido como al dueño del animal- y tomar conciencia de la importancia de esta enfermedad en la Salud de la población.

-El murciélago no es una mascota, no se debe tratar de alimentar ni manipularlo, ya que no es habitual que estos animales estén visibles de día y menos en el piso, siendo en estos casos muy probablemente un animal enfermo, con altas probabilidades de tener y contagiar rabia.

-Es necesario tomar conciencia de las precauciones que se deben tomar con un murciélago que se encuentre en una situación anormal -atontado o aparentemente muerto en el piso-. Nunca tratar de agarrarlo con las manos, es importante ponerlo inmediatamente  en un frasco y remitirlo al Centro de Zoonosis más cercano.

-Es fundamental resaltar la labor de los centros de Zoonosis como factores indispensables para una pronta respuesta ante estos casos.

Para finalizar, es fundamental el seguimiento y control de las enfermedades animales de la fauna silvestre son componentes sustanciales para el resguardo de la salud, biodiversidad, y el cuidado animal.

Fuente: Colegio de Veterinarios de Provincia de Buenos Aires

Compartir

Comparte el contenido de esta nota en: