Si sos propietario de una mascota de tercera edad, en esta nota te brindamos 10 consejos:

1) Prestá atención al estado de la boca, ya que, la presencia de sarro dentario, mal aliento, pérdida de piezas dentarias, entre otros aspectos, puede estar indicando el inicio de una afección seria.

2) Con el paso de los años, el pelo pierde brillo, se cae, la piel puede comenzar a despedir un olor desagradable, todos estos síntomas pueden evitarse o ser controlados si son tomados a tiempo.

3) Si su mascota comienza a vomitar con cierta frecuencia, o presenta períodos de diarrea seguidos de constipación, con cambio de color en las deposiciones, es importante recurrir a la consulta veterinaria, ya que los trastornos gastroentéricos a edad avanzada son más difíciles de controlar.

4) El aumento de la sed y de la frecuencia al orinar, son claros síntomas de algún trastorno orgánico, los mismos pueden estar relacionados con problemas renales, diabetes y otras patologías.

5) Para poder prevenir futuros males, prestá atención a los ojos de tu mascota añosa. La opacidad del cristalino generalmente visualizado como humo de cigarrillo de color azulado, la presencia de lagrimeo intenso o lesiones que transforman la claridad de la mirada de su animal, son reflejo de patologías locales o generales que se deben atender.

6) Los cambios de conducta reflejan muchas veces la presencia de algún dolor o padecimiento que convierten al animal dócil en agresivo, ladrador, intolerante. Estar atentos a estos síntomas permitirá prevenir trastornos futuros.

7) Deberás estar alerta a los síntomas asociados con la senilidad. Ejemplos de estos son las mascotas ausentes, que se desubican con facilidad, que suelen llegar a un rincón y si el propietario no los mueve pueden permanecer mucho tiempo en el mismo lugar, también las que repentinamente cambian sus hábitos y comienzan a realizar sus deposiciones fuera de los lugares normales. Esto puede y debe ser tratado.

8) Otro punto son los problemas osteoarticulares. El dolor de huesos de los humanos, tiene distintas manifestaciones y grados de intensidad en los animales. Si tu mascota comienza a tener dificultad para subir a la cama o al auto, o tiene problemas para subir una escalera, o manifiesta dificultad al iniciar la marcha debemos prestar mucha atención ya que son patologías más graves.

9) La agitación, el jadeo, la tos, son síntomas de enfermedad que pueden tener origen cardíaco o respiratorio, pero que nos alertan sobre la necesidad de tratamiento para evitar complicaciones de los mismos.

10) Un último aspecto a tener en cuenta son los trastornos neurológicos. Los desmayos, temblores, pérdida de conocimiento o convulsiones son síntomas que tenemos que considerar y atender para poder realizar el tratamiento adecuado.

Con estos 10 consejos esperamos ayudarte a prevenir enfermedades serias, y permitir, de esta manera, una mejor calidad de vida al animal. Para lograr este objetivo es indispensable que, en todos los casos, consultés con un profesional veterinario de confianza.

Fuente: https://www.foyel.com/paginas/2009/06/655/cuidados_a_tener_en_cuenta_con_los_perros_y_gatos_mayores/

Compartir

Comparte el contenido de esta nota en: